Zero Waste, el inevitable nuevo estilo de vida

Seguramente ya habéis oído hablar del movimiento zero waste o residuos cero, una filosofía y estilo de vida en la que se intenta vivir produciendo el menor número de residuos posibles. 

Asirtex

Foto: Asirtex

Se estima que se generan unos 11.200 millones de toneladas de residuos sólidos solamente cada año, esto genera sobre un 5% de emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial.  Por una tonelada de papel reciclado se pueden salvar 17 árboles y hasta la mitad del agua que esto genera. 

Sin embargo, sólo se ha reciclado un 9% de todo el plástico producido a lo largo de toda la historia. Cada minuto es igual a un millón de botellas de plástico, y se utilizan 5 billones de bolsas de plástico al año a nivel global. Por lo que la mitad de todo el plástico que se produce se diseña para un único uso y después se desecha.

La demanda de nuestros recursos naturales está siendo superada con creces con lo que nos puede aportar. Ha aumentado más del triple desde 1970 con un incremento del 45% en el uso de combustibles fósiles. Culpables, junto con la comida, de más de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero totales y creando una pérdida de hasta el 90% en la biodiversidad. Si continuamos con este estilo de vida nos encontramos con un planeta que no puede satisfacer más nuestras necesidades. Podríamos necesitar el equivalente casi a tres planetas para sostener nuestro estilo de vida actual. 

Según datos de la Fundación Ellen MacArthur, el sector textil también genera una cantidad incesante de residuos, sobre todo de recursos no renovables, un total de 98 millones de toneladas al año, incluyendo el petróleo para la producción de fibras sintéticas o fertilizantes y herbicidas para el cultivo del algodón, sin dejar atrás el inmenso número de químicos utilizados para teñir y finalizar fibras textiles. Nos encontramos en un sistema de usar y tirar en el que el rendimiento es muy bajo, generando un gran impacto tanto en los recursos como en las materias primas.

Otro aspecto, no menos importante, es que hasta un tercio de la comida que producimos se desperdicia. Tirando por la borda todos los recursos que se utilizan mientras se produce, como energía, agua… y generando gases de efecto invernadero. Reduciendo el desperdicio, al igual que con la energía se ahorra dinero y tiempo para que nuestro planeta pueda seguir manteniéndonos. Comprar productos de temporada, generar una dieta rica en alimentos de origen vegetal como verduras y frutas con un impacto medioambiental mucho menos agresivo Fuente: Naciones Unidas 

Foto de Karolina Grabowska en Pexels

Foto de Karolina Grabowska

¿Te suena Bea Johnson? Es una activista francesa que ha dado una gran visibilidad del problema de la contaminación a nivel mundial proponiendo este nuevo estilo de vida a través de su blog Zero Waste Home, convirtiéndose más tarde en un libro top en ventas. Nos da consejos sobre cómo no quedarnos sólamente en reducir, replicar y reutilizar sino que también es necesario rechazar, por ejemplo, dejar de comprar muchos objetos de plástico o que sus envoltorios principalmente sean elaborados con este material. Y por otro lado, también aboga a compostar, a hacer que la basura orgánica que generamos pueda ser utilizada en forma de abono para la tierra.

En Galicia, tenemos también nuestras promotoras del estilo Zero Waste, son las creadoras del blog Esturirafi, dos hermanas gallegas, Rut y Nahir en el que desarrollan su forma de vida más ecológica y sostenible. Lo que empezó siendo un pequeño blog sobre su forma de contribuir a un desarrollo saludable y sostenible del día a día se convirtió a día de hoy en un blog reconocido que colabora con diferentes proyectos y además cuentan también con una tienda online con los mejores productos para adentrarse en una vida más eco. Cosméticos naturales, recipientes reutilizables u otros productos para el hogar hechos de bambú o materiales compostables. Por cierto no os perdáis su Guía Zero Waste, disponible aquí!

Foto: Esturirafi

Si continuamos con este modelo de producción, en 2050 se podría haber utilizado más del 26% del presupuesto de carbono asociado a un calentamiento global con una subida de 2ºC. Buscar alternativas sostenibles y eficientes es la única salida para atajar este gran problema que está presente en nuestros días. La compra en el pequeño comercio local, además en empresas que respeten los ciclos de producción, así como que fabriquen con materiales sostenibles o reciclados generando un impacto menos negativo. Fuente: Ellen Macarthur Foundation.

Sabemos que es difícil llevar una vida completamente Zero Waste en los tiempos que corren, pero incorporar ciertos hábitos de consumo a nuestras rutinas nos va a permitir ser más conscientes y sensatos a la hora de crear nuestra cesta de la compra. Dándole importancia a productos de proximidad y de temporada, así nos ayudaremos a la vez que ayudamos al planeta. 

Seguro que queréis algunos consejos para poner en práctica en vuestro día a día, sumergirse en la vida zero waste es una buena alternativa para crear un planeta mejor. 

Os dejamos por aquí algunas ideas para que empezar en este nueva filosofía de vida:

  • Creación de recetas zero waste, puedes conseguir un montón de la mano de Sebastián Simón, creador del blog CocinaZeroWaste.
  • Cambio del consumo de higiene íntima, descubre las bragas de Coccoro o las diferentes copas menstruales que podrás encontrar ya en un montón de tiendas o incluso en tu farmacia más cercana. 
  • La colada, esa tarea que nos trae de cabeza y que genera una incesante cantidad de desperdicios y residuos, aprende a crear tu colada zero waste con Esturirafi
  • Busca cosméticos elaborados con criterios de sostenibilidad, como champús sólidos con ingredientes naturales. Puedes encontrarlos en diversas tiendas, échale un vistazo a los de Esturirafi o Kriim
  • Rechaza los artículos de un sólo uso, de las bolsas de plástico a los totes de tela, de la botella de plástico a la botella reutilizable, además tus bebidas aguantan mucho más!
  • Opta por alimentos de proximidad y de temporada, ahorrarás dinero y generan un menor impacto medioambiental.
  • Desenchufa todos los dispositivos electrónicos o electrodomésticos mientras no lo uses, ahorra dinero y reduce tu huella de carbono. 

Otra idea que os proponemos para evitar la sobreproducción, es apostar por los proyectos que fabriquen bajo demanda. Actualmente estamos apostando por este sistema para confeccionar sólo aquellos artículos que queréis y evitar así tener que reducir a rebajas para "deshacernos" del stock. La preventa también nos permite un uso más eficiente de los recursos a la hora de elaborar nuestros productos.

Tote en Preorder hasta el 26 de septiembre

Hay muchísimas ideas y mejoras para hacer que nuestro día a día tenga un menor impacto medioambiental, seguro que también sabéis un montón de alternativas para reducir nuestros desechos. En la red también hay blogs interesantes como Verdonce, Ecocosmopolita o como ya dijimos Esturirafi. Os invitamos a seguir investigando para hacer vuestra vida menos contaminante con el planeta. ¡Nosotras estamos en ello!

 


Dejar un comentario